ARTICULO

presentacion a3_JOSE _MARTINEZ_JIMENEZ

ARTICULO_JOSE_MARTINEZ_JIMENEZ_Página_1

ARTICULO_JOSE_MARTINEZ_JIMENEZ_Página_2

ARTICULO_JOSE_MARTINEZ_JIMENEZ_Página_3

ARTICULO_JOSE_MARTINEZ_JIMENEZ_Página_4

ARTICULO_JOSE_MARTINEZ_JIMENEZ_Página_5

ARTICULO_JOSE_MARTINEZ_JIMENEZ_Página_6

Anuncios

BORRADOR-1. ARTICULO

COLONIZA, DESPLIEGA Y HABITA
Nos enfrentamos a nuevos tiempos en los que la idea de habitar va evolucionando. La situación actual tanto económica como laboral, precisan de un nuevo planteamiento respecto a nuestra vivienda habitual, las nuevas necesidades humanas de movilidad por motivos laborales derivados de la globalización y de la crisis económico hacen que muchas personas se planteen hacer la maleta y desplazarse hacia los focos de trabajo, pero ¿por qué solo la maleta? ¿y si pudiéramos plegar también nuestra casa y trasladarla con nosotros?.
El propósito principal de este proyecto es el de diseñar una casa móvil, alejada de la idea arquetípica de la vivienda anclada al terreno, la idea de la movilidad de uno de nuestros bienes más preciados, es el eje fundamental de este trabajo de investigación.
Cuando hablamos de una casa móvil, siempre pensamos en módulos prefabricados que luego hay que ensamblar, o en una caravana, los primeros tienen el problema del volumen a transportar y el segundo tiene el problema del reducido espacio habitable. Por otro lado, las viviendas de elementos prefabricados, también plantean el problema de que tras su relativa facilidad de montaje dejan tras de sí un desmontaje no tan simplificado. Este trabajo trata de fusionar dos ideas que en principio pueden ser antagónicas; amplitud y facilidad de transporte y montaje, movilidad.
El método de investigación se desarrolla en dos líneas paralelas, por un lado, una investigación puramente técnica, sobre estructuras y espacios móviles que puedan ser adaptados a nuestra vivienda, y por otro lado, una investigación arquitectónica sobre la forma de habitar en esa vivienda en relación con los diferentes entornos en los que nos vamos a ubicar.
Para el diseño de esta vivienda partimos de los trabajos previos realizados por grandes profesionales de la arquitectura.
Durante la primera mitad del siglo XX, Jean Prouvé, utilizó los principios de prefabricación, flexibilidad y movilidad, como respuesta de diseño a la necesidad de viviendas asequibles y producidas en masa para cubrir las necesidades que la segunda guerra mundial había ocasionado en Francia.
En los años sesenta, el arquitecto Emilio Pérez Piñero, alcanzó la fama por diseñar estructuras móviles plegables para grandes luces que eran utilizadas para circos y exposiciones itinerantes.
Ya en nuestros días, son muchos los arquitectos que han investigado en este campo para dar respuesta a las necesidades derivadas de grandes cataclismos.
El propio Shigeru Ban, diseño viviendas prefabricas construidas con bambú para ser utilizadas en tras el terremoto de Haití de 2010 o el reciente tsunami de Japón. También para ser utilizadas en campos de refugiados.
Dar respuesta a las necesidades posteriores a una catástrofe, ha motivado a muchos profesionales a la investigación sobre viviendas plegables, como a Daniel Mayo que aún siendo estudiante de arquitectura, junto con otro compañero diseñaron una vivienda plegable la “Kit House”, una vivienda al estilo Ikea de ser montada por cualquier persona y en cualquier lugar.
Adan Kaklin es otro de los investigadores sobre viviendas plegables, aunque este caso, él utiliza contenedores marítimos que son reutilizados y mediante un sistema hidráulico de plegado, monta la base de lo que sería una vivienda completa. Posteriormente al igual que en el diseño de Daniel Mayo habría que añadir las paredes y el techo.
Estos últimos trabajos presenten el inconveniente de que solo al estructura o la base principal es plegable teniendo que incorporara el resto de elementos de cubrición y cerramiento posteriormente.
Mas acercado a la idea de vivienda plegable son los trabajos del arquitecto Ming Tang, que motivado por la corriente de arquitectura post-catastrofista , diseña espacios plegables aunque de forma genérica y sin entran al estudio de la habitabilidad y uso de dichos espacios.

La configuración principal de nuestra vivienda son cuatro grandes vigas de madera en forma de doble T, de 10 metros de longitud por 3,20 de alto y un ancho de ala de 0,60 m., siendo la parte habitable un módulo cuadrado de 8,50 x 8,50, dividido en cuatro zonas bien diferenciadas. Una zona muy privada destinada al descanso y al aseo, como es el dormitorio y un baño, dos zonas más públicas, la cocina-comedor destinada a la alimentación y el salón destinado al ocio, y otra zona netamente pública destinada a las relaciones, donde recibir invitados y realizar actividades. Todas esas zonas están unidas por un sistema de puertas correderas situadas en el centro de la casa. Para las zonas de aseo, cocina y estocaje, se proyectan cuatro módulos de 2,52×0,72×2,30 m. que se introducen en la vivienda una vez montada ésta al igual que el resto de mobiliario.

programa

seccion1

fotomontaje-Model

fachada

cotas

cubierta

Tenemos la idea de que una casa ha de estar anclada al terreno como algo fijo e inamovible, pero el concepto de arquitectura que propongo, es algo cambiante, interrelacionado con el lugar. Por lo que se persigue, una casa fácilmente desmontable y transportable a cualquier lugar del mundo sin perder el programa funcional y el confort de cualquier vivienda habitual.

Para que una vivienda sea rentable de transportar se ha de plegar completamente, ya que como los profesionales del sector dicen; “lo más caro de transportar es el aire”.

Uno de los condicionantes principales es la normativa de tráfico ya que para que nuestro proyecto sea viable, la vivienda ha de ser transportada de un modo convencional sin necesidad de transportes especiales y para ello, ha de cumplirse las siguientes condiciones:

DGT

transporte

seccion3

modulo

plegado1

plegado2

plegado2

plegado4

seccion2

1

2

3

4

Material. El material elegido para la elaboración de este proyecto es la madera. La intención al elegir este material era la de transmitir una sensación de naturaleza y sostenibilidad a este proyecto, a la vez que elegir un material fácil de encontrar y de trabajar, tanto a pie de obra como en taller.

 

Una de las ventajas de construir una casa en madera, es que podemos prefabricarla en taller, con la comodidad que ello conlleva y luego llevar los elementos ya fabricados a la obra donde se montan.

La posibilidad de una casa desmontable es factible siempre y cuando se cuiden determinados detalles; una protección extrema en el transporte, la madera no resiste bien los golpes, tiene que estar bien protegida, y luego hay que estudiar muy bien los herrajes, los puntos de unión, los puntos de plegado, y estudiar muy bien el método de izado y carga en el camión y posterior descarga y colocación en el lugar donde se va a montar.

El resultado de este proyecto es la generación de un prototipo arquitectónico que desvincula el habitar con un único entorno.

De todo lo expuesto anteriormente se pueden extraer varios aspectos destacables.

a) Se ha conseguido definir la casa como un objeto más, capaz de acompañarnos a aquellos lugares en los que vamos a permanecer un tiempo relativamente largo para que sea viable, más de un mes, ya que el transporte de nuestra casa cuesta 1.200 euros para una distancia de 500 kilómetros. Pero porqué hacer la maleta con nuestra ropa o nuestras pertenencias más queridas si podemos llevarnos de viaje toda la casa.

b) Se ha conseguido resolver todos los problemas técnicos que en un elemento de estas características son complejos, pero posibles, sin que los mismos supongan un incremento económico significante en el coste total del proyecto, el cual sería de unos 40.000 €, para una vivienda media de 73,00 m2.

c) La posibilidad de ubicarnos en diferentes entornos, aporta al habitante de la casa la experiencia de ser colonizador del territorio que va a habitar, al igual que los antiguos exploradores experimentaban cuando descubrían territorios hasta ese momento inalcanzables.

(JOSÉ MARTÍNEZ JIMÉNEZ)

 

 

RE-ABSTRACT

COLONIZA, DESPLIEGA Y HABITA
Nos enfrentamos a nuevos tiempos en los que la idea de habitar va evolucionando. La situación actual tanto económica como laboral, precisan de un nuevo planteamiento respecto a nuestra vivienda habitual, las nuevas necesidades humanas de movilidad por motivos laborales derivados de la globalización y de la crisis económico hacen que muchas personas se planteen hacer la maleta y desplazarse hacia los focos de trabajo, pero ¿por qué solo la maleta? ¿y si pudiéramos plegar también nuestra casa y trasladarla con nosotros?.
El propósito principal de este proyecto es el de diseñar una casa móvil, alejada de la idea arquetípica de la vivienda anclada al terreno, la idea de la movilidad de uno de nuestros bienes más preciados, es el eje fundamental de este trabajo de investigación.
Cuando hablamos de una casa móvil, siempre pensamos en módulos prefabricados que luego hay que ensamblar, o en una caravana, los primeros tienen el problema del volumen a transportar y el segundo tiene el problema del reducido espacio habitable. Por otro lado, las viviendas de elementos prefabricados, también plantean el problema de que tras su relativa facilidad de montaje dejan tras de sí un desmontaje no tan simplificado. Este trabajo trata de fusionar dos ideas que en principio pueden ser antagónicas; amplitud y facilidad de transporte y montaje, movilidad.
El método de investigación se desarrolla en dos líneas paralelas, por un lado, una investigación puramente técnica, sobre estructuras y espacios móviles que puedan ser adaptados a nuestra vivienda, y por otro lado, una investigación arquitectónica sobre la forma de habitar en esa vivienda en relación con los diferentes entornos en los que nos vamos a ubicar.
El resultado de este proyecto es la generación de un prototipo arquitectónico que desvincula el habitar con un único entorno.
De todo lo expuesto anteriormente se pueden extraer varios aspectos destacables.
a) Se ha conseguido definir la casa como un objeto más, capaz de acompañarnos a aquellos lugares en los que vamos a permanecer un tiempo relativamente largo para que sea viable, más de un mes, ya que el transporte de nuestra casa cuesta 1.200 euros para una distancia de 500 kilómetros. Pero porqué hacer la maleta con nuestra ropa o nuestras pertenencias más queridas si podemos llevarnos de viaje toda la casa.
b) Se ha conseguido resolver todos los problemas técnicos que en un elemento de estas características son complejos, pero posibles, sin que los mismos supongan un incremento económico significante en el coste total del proyecto, el cual sería de unos 40.000 €, para una vivienda media de 73,00 m2.
c) La posibilidad de ubicarnos en diferentes entornos, aporta al habitante de la casa la experiencia de ser colonizador del territorio que va a habitar, al igual que los antiguos exploradores experimentaban cuando descubrían territorios hasta ese momento inalcanzables.
(JOSÉ MARTÍNEZ JIMÉNEZ)

ABSTRACT (primer borrador)

1. Propósito.
El propósito principal de este proyecto es el de diseñar una casa móvil, alejada de la idea arquetípica de la vivienda anclada al terreno, la idea de la movilidad de uno de nuestros bienes más preciados, es el eje fundamental de este trabajo de investigación.
2. Problema.
Cuando hablamos de una casa móvil, siempre pensamos en módulos prefabricados que luego hay que ensamblar, o en una caravana, los primeros tienen el problema del volumen a transportar y el segundo tiene el problema del reducido espacio habitable. Este trabajo trata de fusionar dos ideas que en principio pueden ser antagónicas; amplitud y facilidad de transporte y montaje, movilidad.
3. Método.
El método de investigación se desarrolla en dos líneas paralelas, por un lado, una investigación puramente técnica, sobre estructuras y espacios móviles que puedan ser adaptados a una vivienda, y por otro lado, una investigación arquitectónica sobre la forma de habitar en esa vivienda en relación con los diferentes entornos en los que nos vamos a ubicar.
4. Resultados.
El resultado de este proyecto es la generación de un prototipo arquitectónico que desvincula el habitar con un único entorno.
5. Conclusión.
De todo lo expuesto anteriormente se pueden extraer varios aspectos destacables.
a) Se ha conseguido definir la casa como un objeto más, capaz de acompañarnos a aquellos lugares en los que vamos a permanecer un tiempo relativamente largo para que sea viable, más de un mes, ya que el transporte de nuestra casa cuesta 1.200 euros para una distancia de 500 kilómetros. Pero porqué hacer la maleta con nuestra ropa o nuestras pertenencias más queridas si podemos llevarnos de viaje toda la casa.
b) Se ha conseguido resolver todos los problemas técnicos que en un elemento de estas características son complejos, pero posibles, sin que los mismos supongan un incremento económico significante en el coste total del proyecto, el cual sería de unos 40.000 €, para una vivienda media de 73,00 m2.
c) La posibilidad de ubicarnos en diferentes entornos, aporta al habitante de la casa la experiencia de ser colonizador del territorio que va a habitar, al igual que los antiguos exploradores experimentaban cuando descubrían territorios hasta el momento inalcanzables.
(JOSÉ MARTÍNEZ JIMÉNEZ)

ENTORNO PROFESIONAL

Desde que empecé con el proyecto de “una casa para María Langarita”, tuve claro que quería hacer una casa móvil, fácilmente transportable y de fácil montaje, y siempre ha existido en mi mente un material para construir dicha casa, la madera, un material noble, agradable, de fácil constructividad, ecológico, económico, ect, ect., y por eso siempre pensé como mi entorno profesional, el sector de los constructores de casas de madera prefabricadas, y mi ilusión era poder publicar en la revista AITIM, “Asociación de Investigación Técnica de las Industrias de la Madera”, (www.aitim.es). Pero he de ser realista, ya que en esa revista se publican trabajos de arquitectos de muchísima calidad, un trabajo como el mío, en este momento no creo que tuviese cabida.

Es por ello que busqué, dentro del directorio de la revista, otros afiliados que tuviesen algún tipo de publicación, y encontré varios, uno de ello es la Asociación de Fabricantes y Constructores de Casas de Madera (www.casasdemadera.org), les envié un correo electrónico y me respondió Enrique Peraza (e.peraza@aitim.es) que le enviara algo de material y hablaríamos.

Ya tengo un posible sitio de publicación siempre y cuando mi trabajo reúna las condiciones de calidad y de interés para ser publicado. Pero profundizando más, ¿Cuál es la verdadera característica de mi casa? ¿que es de madera?, en realidad no, ya que una casa móvil también puede ser metálica, entonces ¿cual es la cualidad principal de mi proyecto?, pues que es móvil y sobre todo, desplegable. Volví a buscar en las referencias que había obtenido para la realización de mi moodboard sobre arquitectura efímera y descubrí un blog muy interesante de una arquitecta catalana, Judit Bellostes, (blog.bellostes.com), en la que hay numerosísimas entradas sobre arquitectura efímera, he ahí otra posibilidad de publicación si fallara mi intento en la revista aitim, o quizás, una vez más avanzado más el trabajo, lo convierta en mi principal medio de difusión.

(JOSÉ MARTÍNEZ JIMÉNEZ)

DESPLIEGA Y HABITA

Poner un nombre no es tarea fácil, nunca sabes lo complicado que puede ser hasta que tienes que tomar esa decisión. Por ejemplo cuando tienes un hijo y tienes que ponerle un nombre, cual elegir, el nombre del padre, de los abuelos, de los tíos, del padrino, de un actor famoso, o simplemente un nombre raro (si eliges esta opción, cuando sea mayor puede llegar a odiarte).

Qué nombre poner a la casa que estoy proyectando para María Langarita, yo creía que ya lo tenía, “La casa de María Langarita”, pero como hay que ponerle un nombre propio que la distinga de las demás casa, pues manos a la obra.

Qué características son las que tiene mi proyecto; es una casa móvil, se puede desmontar, bueno en realidad más que desmontar, se puede plegar y desplegar, como un paraguas, como una pajarita, no considero que se trate de algo efímero, pues la idea es de que siempre esté.

Otra pista para nombrarla es por la forma, en principio era una pirámide, “La pirámide desplegable”, como un paraguas cuadrado, pero con la evolución del proyecto ahora tiene una forma más cúbica, aunque el sistema de despliegue sigue siendo el mismo.

La idea de “transformer” también se podría aplicar, pero la película no me gusta y por tanto queda descartada.

Volvamos a las características de la casa; es para vivir y se puede desplegar. Podemos usar estos dos verbos, vivir y desplegar, o desplegar y habitar, o puede ser una orden; despliega y habita, esto puede quedar como un eslogan, que podría servir.

Así que de momento y a falta de un reformateo de todo el trabajo me quedo con este eslogan para nombrar la casa;

“despliega y habita”.

(JOSÉ MARTÍNEZ JIMÉNEZ)